Auditores y Expertos Contables muestran un moderado optimismo sobre las perspectivas de futuro de ambos sectores

Isabel Tocino

Celebradas en formato mixto presencia y online los pasados días 4 y 5 de noviembre, estas VI Jornadas de de Auditoría y Contabilidad en Galicia sirvieron para hacer una puesta en común de la actualidad, los problemas y los retos que afrontan los profesionales de la auditoría y la contabilidad en el escenario post pandemia.

Como ya es habitual en las últimas ediciones, estas Jornadas agruparon a las corporaciones representativas de la profesión a nivel autonómico, al compartir organización el Consello Galego de Economistas -con el apoyo y la colaboración del REA- por un lado, y  la Agrupación Territorial 4ª (de Galicia) del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, por otro. 

En la inauguración estuvieron presentes los máximos representantes de ambas instituciones, Miguel A. Vázquez Taín, y Enrique González González, a quienes acompañó Almudena Chacón Pichel, recientemente nombrada directora xeral de Orzamentos. Las primeras palabras de Enrique González fueron un emocionado recuerdo para Valeriano Martínez, exconselleiro de Facenda, tristemente fallecido hace escasas semanas, “persona muy cercana a la profesión”, indicó. Formuló a continuación una férrea defensa de las empresas auditadas, “pues estas han demostrado ser más rentables, más longevas, con mejores indicadores de buenas prácticas y más igualitarias en cuestiones de género. No cabe duda alguna que auditar es positivo para la empresas”, finalizó.

Taín, por su parte, puso como ejemplo de colaboración entre entidades la organización de estas Jornadas: “este es el camino a seguir”, indicó, en alusión a la colaboración entre el Consello y Censores. Tras aplaudir el trabajo que viene realizando el REA en beneficio de la sociedad “en su función de analista de la normativa que afecta al sector”, cerró su intervención asimismo con un recuerdo emotivo para la figura de Valeriano Martínez, “no solo por su brillante trayectoria profesional, sino también por sus valores humanos”.

Tras recordar igualmente en sus primeras palabras al exconselleiro de Facenda, (“magnífico profesional, magnífico compañero, gran persona”) la nueva directora xeral de Orzamentos destacó en sus palabras la importancia de la colaboración entre las Administraciones Públicas y el sector privado para operaciones de control, “cuyo catálogo de actuaciones hemos ampliado desde la Xunta, incluyendo auditorías de consorcios autonómicos o auditorías de operaciones de los Fondos Comunicatorios”. Concluyó enlazando sus palabras con una de las potencias incluidas en el programa de las Jornadas (Atracción y retención de talento en Auditoría): “Cada vez nos cuesta más encontrar profesionales en el ámbito de la auditoría”, finalizó.

La encargada de pronunciar la conferencia Inaugural de estas Jornadas, que llevó por título “Una nueva gobernanza: Retos y Desafíos para las Comisiones de Auditoría”, fue Isabel Tocino, Consejera Vicepresidente del Banco Santander España. Su intervención pivotó sobre dos palabras que dedicó a los profesionales de la auditoría: agradecimiento y felicitación “por el papel que habéis desempeñado tanto durante la pandemia como ahora en este tiempo de reconstrucción de la economía en el que nos encontramos. Aparecen ustedes poco en los periódicos, el suyo es un éxito silencioso, pero éxito al fin y al cabo.”, señaló.

Realizó a continuación un recorrido por los “tsunamis que hemos padecido en estos primeros 20 años de siglo XXI: el efecto 2000, germen de la actual digitalización; el 11S y la crisis de seguridad mundial que ocasionó; la crisis de las hipotecas subprime y la caída de Lehman Brothers; la truncada primavera árabe que causó crisis migratorias importantísimas; el accidente de Fukushima y la puesta en solfa de la energía nuclear; y finalmente el Covid”.

“Todos estos fenómenos disruptivos”, continuó, “no vienen sino a confirmar que las sociedades auditadas superan mejor todos estos riesgos, y han provocado además que surja un nuevo tipo de gobernanza en el que los consejeros independientes de las empresas cobren mayor protagonismo, al igual que las Comisiones de Auditoría, para insuflar confianza a los operadores económicos, al sistema financiero y a la propia sociedad”, afirmó.

Cerró su intervención refiriéndose “al concepto clave en estos momentos: la sostenibilidad. Que no es una moda marketiniana, sino que ha venido a quedarse, y si no ponemos todos los sentidos en ello será un nuevo tsunami que nos llevará por delante”. “Los tiempos no son fáciles”, concluyó, “pero son apasionantes. Es el momento de apostar por una economía más humana, más resiliente y más sostenible”.

A continuación el turno fue para abordar el asunto antes mencionado de la atracción y retención del talento en auditoría, para lo que se contó con Mario Alonso Ayala, Presidente de Auren España y Manuel Orta Pérez, Profesor del Departamento de Contabilidad y Economía Financiera de la Universidad de Sevilla. Ambos convinieron en que el futuro de la profesión depende de la atracción de talento, “por lo que debemos alinear los intereses de las nuevas generaciones con la profesión”. Como aspectos peor valorados por los jóvenes de la profesión citaron, entre otros, el exceso regulatorio, los honorarios bajos o la gran responsabilidad que conlleva. Y como positivos citaron la estabilidad laboral o la formación recibida. Como ideas para tener talento deslizaron la complicación, el clima laboral, el compromiso con la diversidad, la remuneración más atractiva o la flexibilidad y autonomía. “Debemos buscar que las jóvenes se apasionen por esta profesión, hacer de ella una profesión más desafiante y emocionante”.

La ponencia titulada “Reglamento de Auditoría: Principales aspectos en materia de Independencia desde un punto de vista práctico” se desarrolló a modo de preguntas lanzadas por el moderador José Antonio López Álvarez (miembro del Comité Organizador de las Jornadas) a las ponentes: Gemma Soligó Illamola (Socia de Auditoría y Directora de Práctica Profesional de Gran Thornton Spain), y María del Mar Hernández (Vieites Ethics & Independence and Audit Partner en KPMG). Entre los asuntos planteados caben destacar las extensiones familiares y a la red del auditor, la tenencia y operación con instrumentos financieros, la participación en la toma de decisiones, el análisis de las amenazas y las salvaguardas o las extensiones y las prohibiciones absolutas, entre otros.

La jornada de tarde del jueves se inició abordando el Proyecto de Resolución del ICAC sobre operaciones entre empresas del grupo, ponencia que fue desarrollada por María Dolores Urrea Sandoval, Subdirectora General de Normalización Técnica y Contable del ICAC y
Juan Manuel Pérez Iglesias, del Equipo de Valoraciones de la Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional de la AEAT. Ambos diseccionaron un Proyecto de Resolución del ICAC que responde al objetivo de que los estados financieros de las empresas españolas respondan a altos estándares de calidad en la información financiera que permitan la comparabilidad y suministren la información requerida por los distintos usuarios y en especial por los diferentes mercados. Para ello, hicieron especial hincapié tanto en la doble acepción que la definición de grupo de empresas tiene en el derecho contable español (Artículo 42 del Código de Comercio y la Norma de elaboración de las cuentas anuales -NECA- 13ª) como en las distinta aplicación de  del valor razonable como regla general para contabilizar las operaciones entre empresas del grupo (Norma de Valoración 21ª. 1) o las normas particulares (Norma de Valoración 21ª. 2).

Concluyó esta primera jornada con la ponencia titulada “La transformación digital en la auditoría: La experiencia de algunos casos de éxito”. Loreta Calero Pérez, Managing Partner e International Liaison Partner Crowe y Manuel Mendiola Antona, Socio responsable del área de Riesgos Tecnológicos en PKF ATTEST, presentaron a las empresas auditoras Baker Tilly y Audinfor S.L. como paradigmas de empresas auditoras que acometieren con verdadero éxito el proceso de transformación digital de sus negocios.

La jornada del viernes se abrió abordando la responsabilidad del auditor desde el punto de vista penal, y el encargado de desarrollar esta materia fue Javier Sánchez Vera Gómez, Catedrático de derecho penal, abogado y miembro del Consejo Académico de FIDE, quien inició su exposición afirmando que existe, a su juicio, “un exceso de imputación a los profesionales de la auditoría, a quienes se imputa, principalmente, por cooperación necesaria, recogida en los artículos 282 bis y 290 del Código Penal”. Como solución a ello, señaló que sería bueno el considerar que la responsabilidad penal no se basa en una era relación de causalidad entre la actuación del auditor y el fraude o el hecho punible cometido. “Esta fórmula, sin embargo, no termina de calar entre la judicatura, situación que causas un gran inseguridad jurídica”, concluyó.

“Comunicación y liderazgo” fue el asunto que saltó a la palestra a continuación, de la mano de Javier Cebreiros, Doctor en comunicación y graduado en Dirección de Empresas, una ponencia muy emocional que conectó con todos lo asistentes, animando a todos los profesionales a reflexionar para mejorar el modo de comunicar y relacionarse en el ámbito laboral. “Mejorando la persona que soy mejoro mi forma de comunicar, porque comunicar es ser, no parecer”, resumió.

Tras una pausa para recuperar fuerzas, y antes de abordar la Mesa Redonda de cierre de estas Jornadas, el Presidente del ICAC, Santiago Durán Domínguez, desarrolló la ponencia “Marco de supervisión de la auditoría”, en la que, a través de la explicación de los elementos esenciales y particulares de la actividad supervisora, los modelos de supervisión existentes y los riesgos, transmitió el porqué se supervisa y la importancia y valor que ello tiene para el buen funcionamiento de la profesión.

En dicha Mesa Redonda se reflexionó y debatió sobre el presente y futuro del auditor y del experto contable, estando presentes para ello Ramón Madrid Nicolás, Vicepresidente del REA; Ferrán Rodríguez Arias, Presidente de ICJCE; Fernando Cuñado García-Bernalt, Presidente del REC; Francisco Gracia Herréiz, Presidente de Economistas Contables (E.C.) y Vicepresidente del REC. Como conclusiones más destacadas que se extrajeron, desde el ámbito de la auditoría, el hecho de que el nuevo Reglamento despeja la variable de la incertidumbre regulatoria, aunque quedan todavía algunos aspectos a concretar de mismo; la asunción de la tecnología y la digitalización en los despachos, algo en lo que nadie se puede quedar atrás, y la importancia de la reforma de la Directiva de Sostenibilidad que va a afectar al sector. Los problemas más acuciantes que se mencionaron fueron la captación y retención del talento joven, la comunicación y transmisión a la sociedad de lo que verdaderamente significa el tener unas cuentas anuales auditadas; y el darle mayor dimensión a los despachos para poder cumplir con todos los requisitos que el regulador exige.

Desde el punto de vista del Experto Contable, se indicó que el entorno de recuperación es idóneo para que estos profesionales aporten valor e todos los ámbitos de la empresa, y en cuando a la aspiración de la reserva de actividad -a imagen de países de nuestro entorno- se señaló que, más que la propia regulación, algo muy lejano a día de hoy, la clave es el reconocimiento por parte de los propios destinatarios de los servicios prestados por los profesionales de la contabilidad.

Se trató pues de una nueva edición de unas Jornadas celebradas ante cerca de doscientos profesionales de la auditoría y la contabilidad, que sirvieron tanto para realizar un reciclaje formativo como para tomar el pulso al estado actual de ambas profesiones y reflexionar sobre los trascedentes retos que el escenario post pandemia les plantea en el desarrollo de su quehacer profesional.